Lunes - Viernes - 8:00 a.m - 5:00 p.m.

Salud Mental

Es un concepto que tiene un origen occidental; nace en el mundo de la Grecia antigua donde la palabra “La okeosis”, hace referencia al significado de amor por uno mismo, auto aprobación o satisfacción de sí mismo. También constituye la raíz de todo lo positivo, relacionada con:

  • El amor por uno mismo.
  • Los hijos.
  • La familia.
  • La especie humana.

Dentro de las definiciones actuales del término autoestima, se pueden citar:

• “Es la suma de la confianza y el respeto por sí mismo. Refleja el juicio que cada uno hace acerca de su habilidad para enfrentar los desafíos de su vida (comprender y superar problemas), y acerca de su derecho de ser feliz (respetar y defender intereses y necesidades). Tener una adecuada autoestima es sentirse confiadamente apto para la vida, es decir, capaz y valioso” (Branden, 1998).

• “Es la percepción valorativa y confiada de sí mismo, que motiva a la persona a manejarse con autonomía y proyectarse satisfactoriamente en la vida”. (Mézerville, 2004)

De este modo, se puede sintetizar que “autoestima es la base de una identidad realizada, o sea responde a la pregunta ¿Quién soy?

Es una necesidad personal en la que mi relación con los demás tiende a mostrar y reflejar la relación que tengo conmigo mismo.

Existen dos tipos de autoestima, a citar:

  • Autoestima propia: Factores internos (ideas, creencias, prácticas o conductas)

  • Autoestima que proviene de los demás: Factores externos o del entorno (mensajes verbales y no verbales, experiencias de los padres, educadores, personas significativas y la cultura.

La autoestima además, está constituida por componentes, algunos de tipo inferido, es decir no observables y otros observables y de representación externa de los anteriores. 

Dentro de los de tipo inferido, se puede mencionar:

  • La auto imagen: capacidad de verse a sí mismo no mejor, ni peor, sino como la persona que se es.

  • La conciencia: motivos, deseos, ambiciones, sentimientos.

  • El aprecio: virtudes y defectos.

  • Abierto a la crítica: no imagen de ser perfecto, sino,  es el conocimiento propio no estático a partir de experiencias pasadas y de las imágenes sobre la evolución en el futuro.

  • Autovaloración: constituye la percepción de ser una persona importante para sí misma y para los demás, percibiendo con agrado, esa imagen personal que  se tiene de sí.  Es el respeto a uno mismo, la confianza en el derecho a triunfar y a ser felices, el sentimiento de ser respetables, de ser dignos y de tener derecho a afirmar nuestras necesidades y carencias” (Branden, 1995).

  • Autoconfianza: hace referencia a la confianza para pensar y entender, para aprender, elegir y tomar decisiones, es decir, creer en la capacidad para atender los hechos de la realidad.

Componentes de la autoestima: Observables, representación externa de los anteriores.

Por otra parte, dentro de los componentes de representación externa, se mencionan:

  • El autocontrol: que refiere al buen manejo de los recursos  propios desde lo emocional, las relaciones interpersonales, los hábitos y la organización en búsqueda de metas.

  • La autoafirmación: en la experiencia de ser uno mismo, la efectiva toma de decisiones a partir de la expresión de pensamientos, deseos y habilidades, para así exigir respeto y respetar.

  • La autorrealización: es el desarrollo y la expresión adecuada de las capacidades propias y para lograrlo es necesario el conocimiento de.

    • El sentido de vida

    • El desarrollo de posibilidades (reales y potenciales)

    • Las metas (realización personal)

AUTOESTIMA ES:                                                                                              

Valor del yo, valor de uno como persona ante los ojos de otros, pero especialmente de uno mismo.  Es algo más que una opinión o sentimiento. Es una fuerza motivadora que inspira un tipo de comportamiento.                                                                  

                                                                                             

Suma de componentes

  • ¡Me veo bien!
  • ¡Soy importante!
  • ¡Yo puedo!
  • ¡Estoy en orden!
  • ¡Así soy yo!
  • ¡Lo he hecho!

Los seis pilares de la autoestima:

  • Vivir con propósito.
  • Aceptación.
  • Autoafirmación
  • Vivir conscientemente.
  • Integridad.
  • Responsabilidad.

Vivir con propósito es:

  • Elegir metas que le den sentido a la vida personal.
  • Utilizar las facultades propias para la consecución de las metas elegidas.
  • Asumir la responsabilidad de identificar objetivos y llevar a cabo las acciones que  permitan alcanzarlos.

Aceptación es:

  • “Ser yo, tal como soy, ante mí mismo”.
  • Estar de mi lado
  • Aceptar el cuerpo y la personalidad con los pensamientos, sentimientos y conductas.
  • Comprensión para tratar de entender los pensamientos, sentimientos y conductas.
  • Comprender y experimentar verdaderos pensamientos, emociones y acciones; sin negarlos ni rechazarlos, ser respetuoso y compasivo con nosotros mismos.
  • Negarse a tener una relación de conflicto y rechazo con nosotros mismos.

Autoafirmación es:

  • Respetar los deseos, necesidades y valores y buscar la forma de expresión adecuada vinculada con la integridad.
  • Respetar los deseos y necesidades y buscar la manera de expresarlos adecuadamente en la realidad.
  • Estar dispuesto a ser quién se es y hacer que los demás se den cuenta de ello; defender las convicciones, valores y sentimientos propios.

Vivir conscientemente es:

  • Intentar ser consciente de todo lo que tiene que ver con nuestras acciones, propósitos y metas, y comportarnos de acuerdo con lo que vemos y conocemos.
  • Respetar la realidad sin evadirse ni negarla.
  • Estar presente en lo que se hace mientras se hace.
  • Intentar comprender todo lo que concierne a los intereses, valores y objetivos propios.
  • Ser consciente tanto del mundo externo como interno.

Integridad es:

  • La ongruencia entre la conducta y las creencias, normas y valores.

Responsabilidad es:

  • Reconocer que se es autor de las decisiones y acciones.
  • Ser la causa última de nuestra propia realización como personas.
  • Tener presente que nadie vive para servirnos, algunas personas  pueden ayudar, pero nadie puede tomar la responsabilidad primaria de la propia existencia.

 

Referencia

  • Mézerville. G. (2004). Ejes de salud mental: los procesos de autoestima, dar y recibir afecto y adaptación al estrés. México: Trillas