Lunes - Viernes - 8:00 a.m - 5:00 p.m.

Hoy quiero recordar y escribir por muchos de los estudiantes quienes han formado parte de lo que un día pareció todo un reto y hoy se ha consolidado como un Programa de Salud con Estudiantes Universitarios, ellos quienes abrieron camino y demostraron que a pesar de los obstáculos y de la resistencia de muchos, la vida universitaria puede ser una experiencia maravillosa más allá de lo académico y que además, te permite dejar huella en otros.

La Universidad de Costa Rica con su visión integral y transformadora del ser humano, ha buscado implementar diferentes estrategias que beneficien a la comunidad universitaria, es por ello que la Unidad de Promoción de la Salud ha desarrollado programas e iniciativas en pos de la salud.

En ocasiones durante la consulta médica, cuando pregunto a pacientes que tienen obesidad si padecen de alguna enfermedad,  algunas veces  dentro de las respuestas que escucho hay frases como la siguiente: “no, no tengo ninguna enfermedad doctora, soy totalmente sano, sólo tengo unos cuantos kilillos de más”.  

Hoy en día, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la obesidad es catalogada una enfermedad crónica,  que durante las últimas décadas ha ido avanzado de forma tan alarmante en la mayoría de los países, que actualmente es motivo de preocupación para las autoridades de salud a nivel mundial.

El “Curso de Parto” como lo conoce la mayoría de la gente es uno de mis amores, llevo casi 10 años desde nuestro primer encuentro, y aún no he perdido la pasión por él.

¿Cómo hacerlo si en cada semestre he tenido la oportunidad de acercarme a la vida de muchas familias que están viviendo el inicio de una etapa que marca profundamente y las transforma?

Desde el inicio de la vida, el ser humano tiene la necesidad básica de relacionarse con los otros.

Las relaciones sociales son una parte sustancial de nuestro quehacer cotidiano: rutinas del hogar, reuniones de trabajo, intercambio de bienes, entretenimiento, causas sociales, medios de comunicación, entre otros. Los vínculos que se generan a partir de estas interacciones desarrollan una identidad en las personas y un sentido de pertenencia a cierto grupo, proporcionando confianza y seguridad.