Lunes - Viernes - 8:00 a.m - 5:00 p.m.

Salud Mental

Aprendiendo a manejar el conflicto

  • Un conflicto es un problema que se presenta, por lo general, en el plano de las relaciones interpersonales.

  • El que sean buenos o malos dependen de la manera en que los enfrentemos.

  • Como seres humanos tenemos particularidades en nuestra forma de pensar, sentir y comportarnos, las cuales pueden diferir o contrastar con otras personas.

  • Cada persona tiene un nivel de tolerancia ante las diferencias, dependiendo de la personalidad de cada persona.

  • Cuando el nivel de tolerancia es rebasado, la persona experimenta una serie de emociones, ideas  y pensamientos que le generan malestar y tornan su ambiente intranquilo.

 

Como manejar conductas, pensamientos y sentimientos de manera asertiva

  • Lograr reconocer nuestras conductas, sentimientos y pensamientos.

  • Controlar la expresión de nuestros pensamientos, sentimientos y conductas.

  • Analizar las razones que originaron el mismo.

  • Buscar una forma de solucionar el conflicto

 

¿Cómo buscar solución al conflicto?

  • Se debe tener claridad en cómo nos sentimos y que pensamos sobre el conflicto.

  • Analizar los elementos que rompieron el equilibrio y que dieron origen al conflicto.

  • Tratar de entender el origen de las causas y pensar en alternativas para enfrentar esas causas.

  • Informar a la persona que nos generó el conflicto y manifestarle nuestra posición. Luego entre ambos, buscar una alternativa.

  • Si no hay cambio, buscar una tercera persona imparcial que sea la que analice la situación y facilite la búsqueda de soluciones al conflicto.

  • Si las dos  opciones de búsqueda de soluciones no funcionan, se deben  buscar otras vías de diálogo y negociación, hasta agotar todos los recursos.

 

Recomendaciones al dialogar

  • Ataque a los hechos y no a las personas.

  • La empatía es una cualidad que ayuda mucho a entender a la otra persona.

  • Espere a tranquilizarse para dialogar.

  • Busque el momento y el lugar adecuado para el diálogo.

  • Muestre seguridad y mire a los ojos.

  • Si considera que no merece dar disculpas, exponga sus razones sin atacar a la persona y trate de buscar alguna forma de evitar que la situación se vuelva a repetir.

  • Evite hacer a otras personas, comentarios despectivos sobre la situación o la persona con la que acaba de conversar.

  • Agradezca siempre el espacio para conversar